Posted on Fri 12 February 2016

A correr fanáticos! ¡Que viva la emoción de un día en las carreras! Los caballos de las cartas son menos temperamentales que los caballos de verdad y, por ende, no se caen al primer obstáculo. Las apuestas se colocan sobre los caballos, que ascienden por una pista de carreras hechas de cartas. Los ases son los caballos, y las cartas alineadas sobre el tapete representan la pista.

Para este juego se necesitan al menos tres jugadores, una baraja, fichas y además, lápiz y papel para la banca. Se nombra banca a quien saque la carta más alta al cortar el mazo.

LOS “CABALLOS”

La banca saca los cuatro caballos –que son los ases de la baraja- y los coloca sobre el tapete en fila y en cualquier orden.

LA “PISTA”

A continuación se baraja el mazo normalmente, y el jugador sentado a la izquierda de la banca corta el mazo. Después se sacan siete cartas boca arriba, y se colocan en línea formando ángulo recto con los caballos. Debe tenerse en cuenta que si salen cinco cartas (o más) del mismo palo en esta línea, habrá que barajar otra vez el mazo (sin los caballos), cortarlo y volver a colocar las cartas.

APUESTAS Antes de cada carrera la banca decide cual va a ser la apuesta máxima. La banca también decide cuanto va a pagar por cada caballo y esto dependerá del número de cartas del palo correspondiente que aparezcan en la pista. Los pagos deben dar algo de ventaja a la banca. Cuantas más cartas de un palo aparezcan en la pista, más altos serán los pagos por ese caballo. Por ejemplo, cuatro corazones en la pista significa cuatro corazones menos en el mazo que “empujen” al caballo a lo largo de la pista, por lo que los pagos serán mas elevados. Si no hay ninguna carta de un determinado palo en la pista, generalmente los pagos son al par (1 a 1). El pago por un caballo que tenga una carta del mismo palo en la pista, es normalmente de 2 a 1, y asi hasta llegar, por ejemplo, a pagarse 10 a 1 por un caballo que tenga cuatro cartas del mismo palo en la pista. A continuación los jugadores colocan sus apuestas sobre el caballo elegido. El banquero comunica y anota lo que ha decidido pagar por cada caballo, y también todas las apuestas de los demás jugadores.

LA CARRERA Ya puede empezar la carrera. El banquero da la vuelta a las cartas restantes de una en una. Cada vez que descubre una carta, el banquero mueve el caballo (as) del palo correspondiente a lo largo de la pista, haciéndole avanzar un puesto. El juego continúa de este modo hasta que uno de los caballos termine la carrera.

El banquero pagara las apuestas hechas al caballo ganador según lo establecido. Las que pierdan serán para la banca. Como el banquero normalmente tiene una ventaja en este juego, tanto la banca como el cargo de repartidor pasan al jugador sentado a la derecha después de cada carrera.

Casino Spellen